Cupcakes musicales: Blue and Black Velvet Cupcakes.

La verdad es que últimamente me ha vuelto a entrar el gusanillo de hacer cupcakes.

No sé si acabé saturada de hornear y decorar cupcakes a raíz de la gran locura que hicimos a principios de verano, o que también el clima ultracaluroso de Sevilla en verano no ayuda en absoluto a que luzcan bien bonitas con sus frostings preciosos y sus sprinkles dando colorido al pastelito.

El caso es que con la llegada del otoño, y ya casi invierno a sevilla, y con la adquisición de algunos libros de recetas, ha vuelto a resurgir mi vena “cupcakera”. Tanto es así, que incluso, sueño con cupcakes y se me ocurren modelos en medio de hipermercados.

Esto precisamente ha sido lo que me ha pasado esta semana.

Estaba dando una vuelta por la zapatería de un hipermercado, llamemosle Hipercor, cuando por los altavoces suena como hilo musical una canción familiar… “She wore blue… velvet. Bluer than velvet was the night…”

Blue Velvet es una canción escrita por Bernie Wayne y Lee Morris en 1950. Fue grabada en primer lugar por Tonny Bennett en 1951, pero fue otro cantante, Bobby Vinton, el que la hizo más popular en 1963.

De hecho, esta versión fué la que inspiró a David lynch para titular su famosa película de 1986 “Terciopelo azul”, y aparece como banda sonora en la película.

A raíz de ésta película, la versión de Bobby Vinton volvió a colocarse en los primeros puestos de las listas en gran Bretaña.

 

Una vez hecho este inciso, prosigo con mi historia.

De repente, en medio de los zapatos, lo vi claro. ¡¡¡Blue Velvet Cupcakes!!!. Hacía tiempo que quería hacer las famosas Red Velvet americanas, pero pensando en que la versión roja es más fácil de encontrar, se me ocurrió la idea de combinar música y cupcakes, y darle un toque de color distinto para que fueran acordes con la canción.

Ya lo tenía claro. Aprovechando una barbacoa que tenía el domingo, era el momento perfecto para experimentar.

Pero la cosa no quedó ahí. Como precisamente era una barbacoa, a la que iba bastante gente, tenía que aprovechar la posibilidad de hacer múltiples cupcakes para probar varios modelos, y fué ahí donde la música volvió a mi cabeza.

Aquí ya entró el que es sin duda mi género favorito, el Rock. Aunque muy acorde con las cupcakes, Blue Velvet es un tema un poco pastoso para mi gusto, así que me apetecía mucho más dedicarle unas cupcakes a una canción de rock, y así lo hice.

El tema en concreto seguro que lo conocéis. Se trata de” Black Velvet”, de Alannah Myles. Esta canción fue escrita por Christopher Ward y David Tyson en 1988, y formó parte del primer álbum del grupo que ambos formaron con Alannah Myles como vocalista. Este tema se convirtió en un éxito internacional de la música rock a finales de los 80.

 

Una vez decidida la temática de mis cupcakes, sólo me faltaba ponerme manos a la obra.

Como ya he dicho, éstas cupcakes son una versión del famoso Red Velvet cake o pastel de Terciopelo Rojo americano. Este pastel es originario del sur de los Estados Unidos, aunque se hizo muy popular también en las pastelerías de Canadá en la década de los 40-50.

Antes de la disponibilidad de colorantes, el color rojo procedía de la reacción del vinagre y el buttermilk(suero de leche) con el cacao, que hacían que se volviera rojizo.

Durante la II Guerra mundia, mientras duraba el racionamiento de los alimentos, se usaba remolacha cocida para conseguir el color rojo de estos pasteles.

Afortunadamente, hoy en día podemos usar colorantes no solo para esos preciosísimos Red Velvet cakes, sino que podemos innovar y cambiarle el color a nuestro antojo!!

La receta, una vez más la he sacado de la increíble Bea Roque del blog “El Rincón de Bea”, fuente de sabiduría repostera de cada día más aficionados a la repostería en España.

También estuve ojeando por internet para ver si era factible cambiarle el color sin resultar un desastre, y me encontré con Betty Crocker, famosa por sus productos de repostería pero que en su página también ofrece multitud de recetas para todo tipo de eventos y ocasiones.

Para darle color, una vez que había preparado la masa, dividí en dos partes iguales, y cada parte la teñí de un color diferente.

BLACK VELVET Y BLUE VELVET CUPCAKES (Para 16-18 cupcakes)

Ingredientes secos

  • 350gr harina
  • 250gr azúcar
  • 40gr cacao en polvo sin azúcar (yo uso Valor)
  • 3/4 cucharadita sal
  • 1 cucharadita bicarbonato

Ingredientes húmedos

  • 2 huevos XL
  • 240ml aceite de oliva suave
  • 1 cucharadita de vinagre blanco
  • 1 cucharadita extracto de vainilla
  • 240ml buttermilk (Este ingrediente es suero de leche. Se puede comprar en supermercados, en Lidl por ejemplo lo venden, junto a los lácteos, pero si no lo consigues se puede fabricar de forma casera añadiéndole 1 cucharada de vinagre blanco o de zumo de limón a 240ml de leche entera. Dejas reposar 10 minutos y ya tienes tu buttermilk).
  • según el color que vayamos a darle: 1/2 cucharadita de colorante negro (yo uso Wilton) o 1/2 cucharadita de colorante azul (Royal blue de wilton) y 1/4 cucharadita de colorante violeta (wilton).

Precalentamos el horno a 175º y colocamos los moldes de las cupcakes.

En primer lugar, tamizamos todos los ingredientes secos y los mezclamos: harina, azúcar, cacao, bicarbonato y sal. Reservamos esta mezcla.

En segundo lugar, vamos mezclando e integrando los ingredientes húmedos: aceite, huevos, buttermilk (yo en esta ocasión, hice el truco de la leche con el vinagre, y me funcionó), vinagre y vainilla. Si todo fuera del mismo color, añadiríamos el colorante en esta mezcla junto a los ingredientes húmedos.

Se va añadiendo, en tres veces, la mezcla de ingredientes secos. Vamos integrando bien cada vez que echamos una parte de la mezcla.

Una vez que está todo bien mezclado, dividimos la masa en dos partes iguales en dos boles.

A uno, le ponemos el colorante negro, y al otro, le ponemos el colorante azul y el violeta. En todas las recetas de blue velvet que he leído, he visto que le añaden un poco de colorante violeta, para que al hornear, no quede de un color turquesa claro, sino que potencie más el tono azul.

Una vez que tenemos las dos mezclas, repartimos en los moldes de cupcakes, llenando como siempre 2/3 de molde. Introducimos en el horno y horneamos unos 15 minutos.

Introducimos un palillo para ver que está bien hecho. Sacamos y dejamos 5 minutos dentro del molde de cupcakes. Luego sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Realmente, lo que habría que hacer sería añadir el colorante al mezclar los ingredientes húmedos, así que si queremos hacer como yo y hacer cupcakes de diferentes colores, lo ideal sería dividir las cantidades y hacer dos masas por separado. No es que el resultado sea muy distinto, pero las cosas hay que hacerlas correctamente, de lo contrario podemos fallar y arruinar todo nuestro trabajo.

En caso de que sólo vayamos a usar un color para toda la mezcla, doblaremos la cantidad de colorante, ya que la cantidad que yo he puesto es para teñir la mitar de la masa.

 

 

 

 

 

 

 

 

Para decorarlos, tenía pensado hacer un Mascarpone cream Frosting, pero todavía no entiendo por qué, al mezclar el mascarpone con la mantequilla, se me cortó la mezcla, y mi idea del mascarpone se fué al traste.

Imagino que la mezcla se me cortó por la diferencia de temperatura entre el queso y la mantequilla, que deben estar ambos a temperatura ambiente. Después he leído, que si nos pasa esto, podemos echarle una cucharada de harina y el problema debe arreglarse. Yo, como no lo sabía, tuve que tirar la mezcla. ¡¡Ayy qué pena de mascarpone!!

Afortunadamente, me quedaba todavía un poco de mantequilla e improvisé un buttercream. En esta ocasión he probado a ponerle menos cantidad de azúcar, y la verdad es que la consistencia estaba bien y me gustó mucho más, ya que tanto azúcar glas me empalaga muchísimo.

BUTTERCREAM

  • 150gr mantequilla a temperatura ambiente.
  • 1 cucharadita de leche
  • 150gr azúcar glas.

Ponemos la mantequilla y la leche en un bol y vamos tamizando el azúcar. Mezclamos todos los ingredientes hasta que esten bien integrados y tengamos la consistencia deseada.

Para decorarlas, el día antes, con mi idea fija en mente, compré unas gominolas azules y negras, para que quedara todo bien conjuntado.

Y el resultado, pues la verdad es que tenía ganas de saber a qué sabe un Velvet, sea del color que sea, y no me decepcionó en absoluto. Ni a mi ni a mis comensales, que todos destacaban lo mismo, la esponjosidad y humedad de este cupcake.

Hecho el experimento, está claro que podéis coger esta receta y teñirla según el evento que tengáis. Yo ya me estoy imaginando unas Green Velvet con su frosting rojo en navidad, o unas Yellow Velvet para darle la bienvenida al verano… todo se andará.

Sólo espero que os gusten y que, como siempre, me contéis qué tal vuestra experiencia!!!

Un beso. Sara

About these ads

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: Tengo un nuevo postre favorito: Carrot Cupcakes « scj260985

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: