RINCÓN 3: Cementerio de Viena (Zentralfriedhof)

Dicen los vieneses que su cementerio central tiene la mitad de la superficie de Zúrich pero es el doble de divertido que la ciudad germanosuiza.

No son infrecuentes los conciertos de cuerda ni las improvisaciones del jazz.
Cierto que están allí enterradas glorias sin las que Europa no se entendería, como Ludwig van Beethoven y Johannes Brahms, todos los Strauss y Franz Schubert. Allí están las tumbas de Arthur Schnitzler y Arnold Schoenberg, de Antonio Salieri y de Franz Werfel, de Friedrich Torberg y tantos otros.
Si uno cierra los ojos, incluso puede escuchar las notas a lo lejos del claro de luna, o del Danubio azul, considerado himno “no oficial” de Austria.
También es uno de los cementerios judíos más emocionantes del mundo con una infinidad de historias familiares y personales a adivinar a través de nombres, fechas, lugares, dedicatorias y homenajes.

 

Recomiendo encarecidamente un paseo por este camposanto, que en contra de resultar tétrico, ni espeluznante, es un lugar de obligada parada si uno es amante de la música; al fin y al cabo, dicen que un buen melómano no puede morir sin haber presentado sus respetos al maestro…Ludwig Van Beethoven…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: