OSLO Y ESTOCOLMO (1 – 5 Octubre 2010). Part 2

COMIENZO DE LA AVENTURA

Mi viaje a Escandinavia realmente comienza el día 1 de Octubre a las 7:55 de la mañana, pero por circunstancias, comenzó el 30 de Septiembre a las 14:00.

Tenía los billetes para el día 1 y entradas para el concierto de U2 en Sevilla el 29 de Septiembre, pero por todo el lío de la Huelga general cambiaron el concierto al día 30. (Concierto U2)

En un primer momento me agobié un poco, pero tenía claro que no iba a renunciar al concierto, así que decidimos alquilar un coche para irnos a Madrid en cuanto acabara el concierto. Nos recogían en el estadio y viajaríamos de noche. Mis amigos me hacían bromas sobre si llegaría o no a Barajas, pero al final, llegamos con tiempo de sobra.

Últimamente tengo bastante poder de convocatoria, así que lo que se iba a convertir en un viaje de tres amigas, acabó siendo un mejunje de 12 personas, pero una vez más, todo salió estupendamente. Ya los presentaré después.

DÍA 1: VIERNES 1 DE OCTUBRE. SEVILLA-MADRID-OSLO

Salí del Estadio Olímpico escuchando los últimos segundos de concierto. No había nadie fuera, y no lo entiendo porque se escuchaba perfectamente desde fuera.

Me despedí de mi compañero de concierto que volvió a Huelva y me recogieron en el coche para poner camino a Madrid.

Os pongo en situación. El concierto en principio, era el día 29 de Septiembre, por lo que nuestra idea era irnos a Madrid en autobús (recordad que sigo siendo estudiante, y yo la palabra AVE aún no la tengo en mi vocabulario). Pero al cambiarlo de día por la huelga, pues la cosa se complicó. No me daba tiempo coger el autobús, tampoco coger un ave por la mañana. Sólo quedaba la opción coche, pero no nos daría tiempo de dejar el coche en casa de Rosa, así que tuvimos que alquilarlo. Total, que con Benelux car, un Citroen C4, lo recogimos en una oficina cerca de casa y lo dejamos en Barajas, nos salió por 50 € el coche y 40€ de gasolina. Entre 5, pues salió bien de precio.

En principio íbamos 3 personas: Yo, mi amiga Pili (mi compañera de viaje habitual) y mi amiga Rosa (amiga de la facultad), pero en seguida aquello se fue de madre, y como empezó a apuntarse gente, pues aprovechamos, y ya de perdidos al río.

Al final, aquello quedó así: De mi parte se apuntaron mi hermano (Ramón), mi prima Pilar (la de NY) y su hermano Domingo.

De la de Pili se apuntaron su hermano Javier y su novia Elisa, su hermana gemela Reyes y su novio Alfonso, y su primo Antonio. (Ellos son también amigos míos)

Con Rosa se apuntó un compañero de facultad y amigo de Rosa, Salva, que él nos esperaba en Madrid.

Así, éramos 12 en total. Toda la parte de Pili se fueron esa noche en autobús y mi parte y Rosa nos fuimos en coche.

Finalmente, tras conducir (yo no porque a éstas alturas no tengo carnet) toda la noche, llegamos a Barajas a las 5:45. Devolvimos el coche y a relajarnos. Eran las 6:30 cuando todo el grupo se reunió, desayunamos y buscamos la puerta de embarque.

En cuanto a los vuelos, pues lo hicimos todo con Ryanair. El vuelo Madrid-Oslo, 15 €.

Y par ala vuelta. Estocolmo-Frankfurt 6€ y Frankfurt-Sevilla 19€. En total, fueron con redondeos y eso, 55€ cada uno. El transporte de Oslo a Estocolmo, en tren, con SJ, que es una compañía sueca, nos salió por 109SEK, que son 12 euros.

Bueno, embarcamos, a las 7:55 salió el vuelo, y a las 11:15 ya estábamos en Oslo. Llegamos al aeropuerto de Rygge, al sur de Oslo. Ni que decir que me pasé todo el vuelo durmiendo, estaba muerta.

Llegamos al aeropuerto de Oslo, e inmediatamente cogimos el bus hacia el centro. No tiene pérdida, primero porque el aeropuerto es pequeño, y segundo porque hay indicaciones por todas partes. El viaje de ida cuesta 130 NOK.

El cambio de moneda nos salió 1€= 7,6 NOK para Noruega, y 1€=8,9 SEK para Suecia.

El caso es que en poco más de una hora estábamos en la Estación de autobuses de Oslo y de ahí al hostal.

Mención aparte se merece el frío que hace en aquellas tierras. Ese frío yo no tenía el gusto de conocerlo, y hacía buen tiempo!!!! No nos ha llovido ni nada, pero yo iba más abrigada de lo que voy en Sevilla en pleno invierno. No quiero pensar en cómo estarán ahora, o cuando llegue Diciembre!!!

De día, te abrigabas bien y era soportable, pero cuando caía la noche, a las 18:30 de la tarde, el frío te cortaba la cara, y no había abrigo, bufanda o guante que te calentara!!!

Aclaración aparte, llegamos al hostal. Anker hostel (Storgata) a la altura de Haussmann gate. Teníamos una habitación de 6 personas y dos de tres, todas con baño privado. El hostal muy bein, limpio, aunque caro para ser un hostal. Y es de lo más barato que había. En total, 410 euros por una noche 12 personas. Unos 34 € por cabeza. Noruega es que es carísima, y el cambio no favorecía mucho la verdad. Es sin duda el país más caro que he visitado nunca. Hay ciudades que son caras, como por ejemplo Paris, pero hay mucha variedad y según tu presupuesto, te puedes adaptar perfectamente, pero aquí en Oslo, era todo carísimo.

Soltamos las cosas en las habitaciones, yo me duché porque llevaba unas cuantas horas más en la calle que los demás (hacía 24 horas que había salido de casa) y un poco antes de las 15:00 ya estábamos listos para ver la ciudad.

Lo primero era buscar un sitio para comer, y por la hora, el dinero, y el no querer perder tiempo, teníamos un Mcdonalds de camino, y allí que paramos. No hace falta decir que ante la misma oferta, el precio era bastante más caro. 9€ por un menú que aquí son unos 6€. Abusivo!!!

Una vez con el estómago lleno, nos dirigimos al punto de partida la Estación Central, para localizar dónde teníamos que recoger los billetes de tren al día siguiente.

Ahí empezamos a hacernos fotos por todas partes. Estábamos muertos de frío, pero había que dejar testimonio gráfico de que habíamos estado allí.

Tengo que decir, que la verdad es que la ciudad no me estaba gustando nada. Todo el mundo habla maravillas de Noruega, de la costa con los fiordos y los pueblecitos costeros, que son una preciosidad, pero lo que es Oslo, para mi se salvan algunos lugares puntuales. Me gustaría pensar, y creo que es así, que si hubiera tenido un poco más de tiempo para verla más en profundidad, seguro que le encontraría el encanto, pero por esta vez, y más habiéndola visitado junto a Estocolmo, no salí muy convencida de allí.

Hay otra cosa que tengo que destacar, y es la cantidad de gente rara que hay por las calles. Es increíble de verdad. Un alto porcentaje de gente hablando solo, haciendo cosas raras, no sé, muy raro… Yo creo que al final el frío y aquel sitio tan triste te congela las neuronas y lo acabas pagando….Pero bueno, estábamos allí y había que investigar…

De la estación nos fuimos hacia la Ópera (Operahuset). La verdad es que me gustó bastante. Es un edificio muy moderno, levantado frente al fiordode Oslo y es el centro de artes escénicas más importante del país. Se inauguró en el 2008 y fue diseñada por el estudio de arquitectura noruego Snøhetta. Está inspirado en un témpano emergiendo del mar, está totalmente revestido en mármol blanco y cristal con paneles solares. La verdad es que fue lo que más nos gustó de la ciudad, y yo que soy amante de la ópera, pues me gusta ver diferentes estilos de edificios dedicados a éste género.

Retrocedimos sobre nuestros pasos para adentrarnos por Karl Johans Gate, la calle principal de Oslo. Esta calle va desde la Estación central hasta el Palacio Real, tiene una primera porción peatonal, llena de tiendas y sitios para comer, y a ambos lados, se van repartiendo algunos de los edificios más importantes de la ciudad.

Comenzamos a andar en dirección al Palacio Real, y lo primero que te encuentras a la derecha es la Catedral de Oslo. Esta catedral, cuyo nombre es Iglesia de Nuestro Salvador y es la catedral de la diócesis luterana. Es de estilo barroco construido en ladrillo y actualmente es la sede del obispado de Oslo y el templo parroquial del centro de la ciudad. Tiene el estatus de catedral nacional y es utilizada en ceremonias oficiales del gobierno y de la Familia Real Noruega. ¿Quién no recuerda a esa joyita de Mette Marit de Noruega con cara de haber dado un señor braguetazo el día de su boda?

Continuamos andando por la calle hasta nuestra segunda parada, el Stortinget, sede del Parlamento Nacional de Noruega, diseñado por Víctor Langlet. Para quien quiera saber cómo funciona el Parlamento Noruego y por quién está compuesto: http://es.wikipedia.org/wiki/Storting

Justo delante tiene un parquecito con esculturas de escritores noruegos, y al otro lado del parquecito, el Teatro Nacional.

Casi llegando al Palacio Real, a la derecha, se encuentra la Universidad de Oslo y finalmente, llegas a una placita triangular de arenita que marca la entrada al Palacio Real (Slottet), sede oficial de la monarquía noruega.

Ahí se nos hizo de noche, y no eran más de las 18:30 de la tarde. Qué sensación tan rara para nosotros, que unas horas antes disfrutábamos de una temperatura casi veraniega y a las 9 de la noche todavía no había oscurecido del todo!!

Ya de noche, y con un frío más insoportable en el cuerpo, seguimos con la ruta, que había que acabar lo que habíamos previsto. La siguiente parada era el Ayuntamiento de Oslo (Radhuset). Éste edificio alberga la corporación municipal de Oslo, la administración de la ciudad y unos estudios y galerías de arte. Tiene una arquitectura característica, de un estilo que me ha llamado muchísimo la atención: Brutalismo, inspirado en obras de Le Corbusier. Debido a esto, y a que en él tiene lugar la ceremonia de entrega del Premio Nobel de la Paz, es considerado uno de los edificios más emblemáticos de Oslo. Está situado en Pipervika, en el centro de la ciudad.

En cuanto a la ceremonia de entrega del Nobel, desde 1990, el 10 de diciembre de cada año (aniversario de la muerte de Alfred Nobel), el Ayuntamiento de Oslo acoge la ceremonia del Premio Nobel de la Paz, en la que el laureado anual da su conferencia y es galardonado con una medalla y un diploma. En cada ceremonia el ayuntamiento es adornado con flores y colores que exaltan su arquitectura, al mismo tiempo que en el extremo de la sala principal se erige un podio para el premiado y el Comité Nobel. La Familia Real Noruega y el Primer Ministro figuran entre los asistentes a esta ceremonia.

En Estocolmo contaré más cosillas de los premios Nobel, que me documenté bien antes de ir y tengo que aprovechar la información!!

Tengo que decir que a mi el edificio me gustó, es diferente y por tanto, interesante, pero a la mayoría de mis co-viajeros no les gustó nada. Decían que parecía un psiquiátrico, y yo creo que si vas a los sitios al tun tun y sin saber lo que te vas a encontrar, pues no sabes apreciar lo que tienes delante. Que después te puede gustar más o menos, peor no lo aprecias de la misma forma. Pero bueno, no voy a entrar ahí que me cabreo. He ahí uno de los motivos de mi decisión de que este ha sido mi último viaje multitudinario.

Del ayuntamiento, hicimos un último esfuerzo por aguantar el frío y nos dirigimos al Aker Brygge. Esto es una zona de bares y ambiente (se supone) en el puerto, pero ni rastro del ambiente del que habíamos leído. Muy poca gente paseando y dos tristes tocando canciones deprimentes con la guitarra. A esa hora, que serían alrededor de las 20:00, casi no habñia ni un alma por la calle, pero es que tampoco la había en los bares!!!! Buscamos un sitio para cenar, intentando encontrar algún bar medianamente noruego dónde probar algo típico, pero todo era carísimo y además, bueno, no todo el mundo está dispuesto a sumergirse en la cultura al 100%, pero no pasa nada porque en Estocolmo nos desquitamos, y probé mi salmón correspondiente.

Acabamos en un Dean & Deluca, cenando algo rápido para buscar un sitio donde tomarnos una cerveza y gastar las coronas restantes. Cogimos el tranvía en el muelle hasta el centro (26NOK el billete, 3 euracos!!!). Nos bajamos y empezamos a andar buscando un bar. Búsqueda nada fructífera la nuestra. No había nadie por la calle, y era un Viernes por la noche!!! Suerte que el hostal tenía una especie de bar con zona común y vendían cervezas había juegos, etc. Y allí había más gente que en todo Oslo desde las 7 de la tarde. La mitad se acostaron, y la parte de Pili y yo nos quedamos tomándonos unas cervezas hasta que caímos rendidos en la cama.

Conclusión: Pues la verdad es que yo a todas las ciudades a las que he ido hasta ahora les he pillado el encanto, y siempre encuentro algo que las hace especiales y por lo que recordarla con cariño. No sé, hay cosas que me hubiera gustado ver (Museo Munch, Parque Vigeland, Iglesia de madera de Gol…) , y quizás estando un par de días me hubiera llevado otra imagen con más vida de la ciudad. No digo que sea fea ni nada de eso, pero para mi gusto, en esta época del año, es muy, muy triste. Y no me vale la excusa del frío, porque Estocolmo tenía muchísima vida y hacía la misma temperatura.

De momento, creo que Oslo esta en la última posición de las ciudades que he visitado, y mira que es raro porque yo a todo le veo su encanto, pero así es. Pero por suerte, al día siguiente amanecería un nuevo día y una ciudad de cuento de princesas nos esperaba al otro lado de la península escandinava.

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: OSLO Y ESTOCOLMO (1 – 5 Octubre 2010). Part 1 « scj260985

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: