OSLO Y ESTOCOLMO (1 – 5 Octubre 2010). Part 3

DÍA 2: SÁBADO 2 DE OCTUBRE. OSLO-ESTOCOLMO


Esa mañana nos levantamos temprano porque a las 9:24 salía nuestro tren hacia Estocolmo. Llegamos con tiempo a la estación para imprimir los billetes en la máquina y buscar el andén, y cuando nos ponemos a mirarlo, vemos que nuestro primer tren (teníamos que cambiar de tren a mitad de camino y en 8 minutos salía el siguiente) esta cancelado!!!. Sin perder la calma pero sin querer imaginar tener que pasar otro día en Oslo, fuimos a ventanilla y preguntamos. Al parecer, el día antes, ese mismo tren, había tenido un accidente, y las vías estaban cortadas. Así que facilitaban un autobús que nos llevaría o a la ciudad donde se hacía el cambio de tren, o a Estocolmo si el corte estaba más allá de esa ciudad.

Así que sin saber muy bien cómo ni cuándo llegaríamos nos montamos en el bus.

Increíblemente el bus llegó a la misma hora que estaba prevista la llegada del tren a Karlstad, pasando la frontera con Suecia y a mitad de camino entre Oslo y Estocolmo.

Lamentablemente, era raro que después de todo la cosa saliera redonda, y el tren a Estocolmo traía un retraso de 1 hora.  Aprovechamos para comer algo por Karlstad y a las 13:30 pusimos rumbo a Estocolmo.

A pesar del inconveniente, cosa que es ajena a la compañía de tren, el tren estaba muy bien, y para ser un trayecto tan largo, nos costó 12€ (109SEK). Eso si, salió por ese precio porque lo sacamos con antelación. Salva que se apuntó al viaje unas semanas antes, tuvo que pagar 40€ por el billete.

Nada más bajar en Karlstad, se respiraba otro ambiente. La gente más amable, hacía sol (aunque el mismo frío), no había gente tan rara, y los precios se notaban bastante.

En el autobús conocimos a un hombre que vivía en Estocolmo, pero sus padres eran argentinos, y hablaba español perfectamente, y fue casi todo el camino contándonos cosas y dándonos consejos para nuestra estancia. Comió con nosotros en Karlstad y todo!!

Llegamos a Estocolmo un poco antes de las cuatro de la tarde. Fuimos al hostal, reparto de camas, nos recompusimos un poco, y a la calle. El hostal era City Lodge Stockholm (Klara Norra Kyrkogata 15). Con diferencia, el mejor hostal de todos los que he estado nunca. 76€ por 3 noches por persona.

Cuando salimos de la estación nos cambió la cara. La ciudad tenía muy buena pinta, mucho más ambiente de gran capital y como siempre, Pili y yo emocionadísimas de empezar a reconocer edificios que habíamos empollado preparando el viaje.

Al salir del hostal, decidimos dedicar la tarde a hacer un reconociemiento del Norrmalm, la zona comercial de Estocolmo.

Salimos hacia el norte en dirección Kungsgatan. Toda esta zona me recordaba mucho a Madrid. Era un poco como pasear por la Gran Vía y toda esa zona.

La primera parada fue Hötorget, la plaza donde se encuentra el Konserthuset, lugar donde cada año se celebra la ceremonia de entrega de los Premios Nobel.

Hago un inciso y cuento un poco cosas acerca de la historia de los Premios Nobel:

El Premio Nobel se otorga cada año a personas que hayan hecho investigaciones sobresalientes, inventando técnicas o equipamiento revolucionario o hayan hecho contribuciones notables a la sociedad.

Cada laureado recibe una medalla de oro, un diploma y una suma de dinero. El premio no puede ser otorgado póstumamente, a menos que el ganador haya sido nombrado antes de su defunción. Tampoco puede un mismo premio ser compartido por más de tres personas.

La primera ceremonia de entrega de los Premios Nobel en Literatura, Física, Química y Medicina se celebró en la Antigua Real Academia de Música de Estocolmo (Suecia) en 1901. Desde 1902, los premios los entrega el Rey de Suecia.

Los premios se conceden en una ceremonia celebrada anualmente en la Sala de Conciertos de Estocolmo (Konserthuset), siguiendo el banquete en el Ayuntamiento el 10 de diciembre, fecha en que Alfred Nobel murió. La entrega del Premio Nobel de la Paz se realiza en Oslo. Los nombres de los laureados, sin embargo, suelen anunciarlos en octubre los diversos comités e instituciones que actúan como tribunales de selección de los premios.

Los diversos campos en los que se conceden premios son los siguientes:

  • Física (decidido por la Real Academia Sueca de Ciencias)
  • Química (decidido por la Real Academia Sueca de Ciencias)
  • Fisiología o Medicina (decidido por el Instituto Karolinska)
  • Literatura (decidido por la Academia Sueca)
  • Paz (decidido por el Comité Nobel Noruego del Parlamento Noruego)

El Premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel, creado en 1968 por el Sveriges Riksbank (Banco Central de Suecia), no fue provisto de fondos con base en el “Testamento de Nobel” y por tanto técnicamente no es un Premio Nobel (y la actual familia Nobel no lo acepta como tal). Sin embargo, este premio se concede junto con los otros. En 1968 se decidió no añadir ningún otro premio “en memoria de Nobel” en el futuro. En febrero de 1995 se acordó que el premio de ciencias económicas se redefiniría como un premio en ciencias sociales, abriendo así el Premio Nobel a grandes contribuciones en campos como las ciencias políticas, la psicología y la sociología.

Los premios se instituyeron como última voluntad de Alfred Nobel, inventor de la dinamita e industrial sueco. Nobel firmó su testamento en el Club Sueco-Noruego de París el 27 de noviembre de 1895. Se sentía culpable por su responsabilidad como empresario enriquecido a través de una industria productora de dinamita cuyo principal mercado era la minería, pero también la guerra. Esta puede haber sido la motivación principal de su afamado testamento, quizás unida a la costumbre de la época de realizar acciones para hacer trascender su nombre al morir.

El testamento de Alfred Nobel

“La totalidad de lo que queda de mi fortuna quedará dispuesta del modo siguiente: el capital, invertido en valores seguros por mis testamentarios, constituirá un fondo cuyos intereses serán distribuidos cada año en forma de premios entre aquéllos que durante el año precedente hayan realizado el mayor beneficio a la humanidad.

Dichos intereses se dividirán en cinco partes iguales, que serán repartidas de la siguiente manera: una parte a la persona que haya hecho el descubrimiento o el invento más importante dentro del campo de la física; una parte a la persona que haya realizado el descubrimiento o mejora más importante dentro de la química; una parte a la persona que haya hecho el descubrimiento más importante dentro del campo de la fisiología y la medicina; una parte a la persona que haya producido la obra más sobresaliente de tendencia idealista dentro del campo de la literatura, y una parte a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz.

Los premios para la física y la química serán otorgados por la Academia Sueca de las Ciencias, el de fisiología y medicina será concedido por el Instituto Karolinska de Estocolmo; el de literatura, por la Academia de Estocolmo, y el de los defensores de la paz, por un comité formado por cinco personas elegidas por el Storting (Parlamento) noruego.

Es mi expreso deseo que, al otorgar estos premios, no se tenga en consideración la nacionalidad de los candidatos, sino que sean los más merecedores los que reciban el premio, sean escandinavos o no.”

El Premio

Medalla: Las medallas del premio Nobel, acuñadas por Myntverket en Suecia y la Casa de la Moneda de Noruega desde 1902, son marcas registradas de la Fundación Nobel. Las medallas de Física, Química, Fisiología (o Medicina) y Literatura comparten un mismo diseño; una imagen de Alfred Nobel de perfil izquierdo sobre la cara, acompañada de sus fechas de nacimiento y fallecimiento. Las medallas de las categorías restantes (Paz y Economía) también poseen una imagen de Alfred Nobel, pero con un diseño ligeramente distinto.

Diploma: Los laureados reciben un diploma directamente de las manos del Rey de Suecia o bien del Presidente del Comité del Nobel. Cada uno de estos posee un diseño realizado especialmente por las Instituciones que lo otorgan, conteniendo una imagen y un texto donde se especifica el nombre del laureado, además de normalmente citar la causa por la cual le fue concedido (exceptuando el Nobel de la Paz, que jamás ha contenido esta citación).

Económico: Al mismo tiempo que se entregan los diplomas se entrega un importante premio económico, cuya cantidad depende de los ingresos de la Fundación Nobel de ese año. La finalidad de esta suma es evitar las preocupaciones económicas del laureado, para que así pueda desarrollar mejor sus futuros trabajos, promoviendo así el desarrollo de la cultura, la ciencia y la tecnología alrededor del mundo. Sin embargo, no es inusual que los beneficiados opten por donar el dinero del premio a causas científicas, culturales o humanitarias.

Si en una categoría particular dos personas comparten el premio, la suma se divide equitativamente. Si en cambio se trata de tres ganadores simultáneos, el Comité puede decidir repartirlo en tres partes iguales, o bien otorgar la mitad a uno de los laureados y un cuarto a cada uno de los restantes.

Y una vez hecho este inciso, continúo. ( Lo he hecho porque uno escucha todos los años noticias sobre los laureados, sobre la entrega, y es consciente de la importancia del premio, peor no me había parado a leer y enterarme del origen de los premios y comprender así su importancia. Por cierto, estando allí coincidimos con la concesión del Premio Nobel de Medicina, el primero en ser anunciado cada año. El galardonado ha sido el fisiólogo Robert Edwards, padre, hace más de 40 años de la terapia de la Fecundación in Vitro. Como siempre que se premia un avance científico, el premio no queda exento de polémica con la dichosa Iglesia católica. Sólo digo que a día de hoy, se estima que más de 4 millones de niños han nacido gracias a ésta técnica, la de mayor eficacia para combatir la infertilidad.

De ahí nos dirigimos hacia la principal calle comercial de Estocolmo, Drottninggatan (tendríais que verme pronunciando en sueco!! Cuando preguntaba a alguien, se partían de la risa los suecos en mi cara!!). Esta calle esta toda llena de tiendas de todo tipo, moda, decoración, souvenir, papelerías…

Enfilamos la calle hacia el sur y nos llevó hasta la entrada de Gamla Stan, o ciudad vieja, la parte más antigua y lugar dónde se fundó la ciudad de Estocolmo, pero nos quedamos ahí, en la entrada, porque mañana sería el día de visitarlo tranquilamente.

Cuando llegas a este punto, todo son islitas unidas con puentes, y la verdad es que son unas vistas preciosas.

Bordeamos la zona sur, con un frío de narices hasta la Ópera, más clásica que la de Oslo, pero muy bonita también, y comenzamos a subir atravesando los jardines Kungsträdgarden donde se nos hizo completamente de noche, rozando las 7 de la tarde.

Seguimos subiendo hasta Stureplan, una plaza famosa por ser el lugar más frecuentado de la ciudad tanto de día como de noche, con muchos pubs y zonas de marcha en sus alrededores. Est aplaza también es famosa por su champiñón (Svampen), muy feo e inútil (palabras de los holmienses) y punto de encuentro de los noctámbulos. El recorrido turístico acabó en la Biblioteca Real (Kungliga Biblioteket), aunque en realidad no la vimos porque está en unos jardines y era de noche, así que la dejamos para verla de día.

El hambre empezaba a apretar, porque ya nos habíamos hecho al horario sueco, así que pregunté en un hotel algún sitio para comer comida sueca que estuviera cerca. El hombre acertó, y nos envío a un restaurante muy chulo y muy bien de precio llamado Vurma (Birger Jarlsgatan, 36).

Nos separamos en 3 mesas de 4, y en mi mesa, que estábamos Rosa, Pili , Antonio y yo, decidimos pedir varios platos para compartir.

Te ponían una cesta con varios tipos de panes y una especie de queso para huntar con especias gratis (pensábamos que lo cobrarían, pero no). Los panes estaban buenísimos y el queso también.

Y pedimos por recomendación del camarero por ser típico sueco (lo apunté para contarlo jiji): Raggmunk (una especie de pancacke de patata con bacon y lingonberries, que son unos arándanos rojos típicos de suecia que se lo ponen a todo, a postres, comidas…), Albóndigas suecas (que son muy típicas, con puré de patata y ¿adivináis qué? Siii, lingonberries!!!) y Steamed cod with melted butter, a tiny pile of shredded horseradish, shrimp and boiled potatoes. Y este fue el error. No estaba malo ni muchísimo menos, pero hay sabores a los que no estamos acostumbrados. Todo estaba bueno, pero el “tiny pile of shredded horseradish”, sabía a amoníaco!! El horseradish es una especie de tubérculo típico de escandinavia, de aspecto parecido al jengibre y un sabor que recordaba al wasabi, pero menos picante. Te lo ponían que parecía queso rallado, y claro, nosotros picamos nuestro tenedor con pescado y abundante horseradish para condimentar. Qué fatiguita!!!jijijiji. Pero por lo demás, estaba buenísimo todo!! Eso con bebidas (vino que es más caro), 603 SEK, que entre 4, pues estaba bien de precio.

De ahí con un frío increíble, volvimos hacia la zona del Konserthuset, e íbamos a tomarnos algo pero decidimos que teníamos ganas de ver el Absolut Ice bar, y allí que nos fuimos. Estaba muy cerca del hostal, en el interior del Hotel Nordic Sea, en Vasaplan. La verdad es que, como experiencia, pues es divertida, pero el precio por la entrada es carísimo. Eran 180 SEK por persona si querías una consumición con alcohol, que eran todos combinados de vodka Absolut, por supuesto. Va por turnos de 45 minutos pero la verdad, es que en media hora, sales por patas de allí porque el frío se hace insoportable!! Lo mejor fue que esperando nuestro turno para entrar, había una ventana en la que se veían los bloques de hielo de dentro del bar. Pues estando sentados llegaron dos que al asomarse, no calcularon las distancias y se pegaron un cabezazo con el cristal!! Uno de ellos se volcó un poco para atrás del cabezazo que dio, peor vamos, que la primera que se moría de risa era la chica que iba con él!!! Chichonazo seguro!!!

De ahí, dimos una vuelta por si nos apetecía entrar a algún bar. Vimos uno con música en directo que sonaba muy bien, pero cobraban por la entrada y no íbamos a estar mucho tiempo, así que al final nos compramos unas cervezas en el 7eleven y nos fuimos al hostal. Mañana sería otro día…

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: OSLO Y ESTOCOLMO (1 – 5 Octubre 2010). Part 1 « scj260985

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: