OSLO Y ESTOCOLMO (1 – 5 Octubre 2010). Part 4

DÍA 3: DOMINGO 3 DE OCTUBRE. ESTOCOLMO


Con la ilusión de estar en una ciudad que nos estaba cautivando por minutos, nos fuimos levantando cada uno a su ritmo con la idea de salir del hostal a las 9 de la mañana.

Unos minutos más tarde, ya estábamos en la calle en busca de nuestro primer objetivo: DESAYUNAR.

El hostal ofrecía la opción de desayunar allí, pero no nos convencía el precio y decidimos desayunar fuera. Si hubiésemos visto que el desayuno allí era una pasada, pues lo habríamos contratado al día siguiente, pero no era el caso. En el pasillo al lado de la cocina había un mostrador con pan, fiambres, galletas, leche y café, pero nada del otro mundo, así que nos alegramos de no haberlo contratado.

La noche antes vimos en Kungsgatan, muy cerca del hostal un sitio con oferta de desayuno, pero al entrar, la mujer nos dijo que no valía para el domingo, y no nos convenció lo que había, así que a seguir buscando. Pasamos otra vez por Hötorget, donde está el Konserthuset que hoy tenía un mercadillo de alimentos y cosas varias.

Aquí podéis ver los lingonberries y lo que creemos que es de donde se saca lo que comimos por la noche que no nos gustó.

Bajando por Drottninggatan dimos con varias cadenas de cafeterías, y Wayne´s cofee fue la que más nos convenció. Dicen que el café estaba bueno, yo pedí chocolate calentito, que allí es el cola cao de toda la vida. Para comer, pues de todo, bollería, tostadas, bagles… recién hecho y muy muy bueno.

Ya con las pilas cargadas, comenzamos nuestro día de explorar el Estocolmo histórico. Nuestra primera parada: Stadshuset, o sea, el Ayuntamiento.

Hay que decir que casi en cualquier zona del centro de Estocolmo hay unas vistas preciosas. Son todo islitas bañadas por las aguas del Báltico, y da igual dónde te sitúes, tendrás unas postales preciosas para fotografiar.

No he comentado nada del tiempo. Hacía sol, había algunas nubes y a veces se nublaba un poco, pero en general hacía un buen día. Eso sí, lo del frío, yo lo siento pero yo eso no lo conocía!!

Llegamos al Ayuntamiento cruzando el puente Stadshusbron, situado en la isla Kungsholmen, a orillas del lago Mälaren. Es el edificio sede del gobierno local del municipio de Estocolmo. En su interior se encuentran oficinas, salas de conferencias, salones de ceremonias y el lujoso restaurante Stadshuskällaren. La llamada Sala Azul (Blå hallen) es la sede del banquete anual de los Premios Nobel. Es un ejemplo del estilo arquitectónico llamado romántico nacional y es el símbolo de la ciudad. Este edificio esta construido sobre las ruinas del famoso granero Eldkvarn, que se quemó trágicamente a finales del siglo XIX.

Entramos al patio de los ciudadanos, donde encontramos el omnipresente caballito de madera, una figura tipica sueca que se encuentra por toda la ciudad, y de ahí salimos al jardín, un jardín precioso con unas vistas que daban ganas de quedarse ahí todo el viaje.

Tenemos en frente de nosotros las colinas de Sodermalm, y una tremenda vista hacia Gamla Stan, la mini isla que era el corazón medieval de Estocolmo, cuando se fundó en el año 1252. En frente de Gamla Stan está una isla más pequeña todavía, que se llama Riddarholmen, y sus casas amarillas y blancas, sobre las aguas del río Riddarfjarden, justo en el punto donde se convierte en mar.

Sin duda es un sitio imprescindible cuando se visita Estocolmo. Me hubiera gustado entrar al ayuntamiento, pero teníamos que centrarnos en exteriores porque el tiempo no nos daba para más.

Deshicimos nuestros pasos para encaminarnos por la orilla sur de Norrmalm a la entrada de Gamla Stan.

Gamla stan (ciudad vieja) es el casco antiguo de Estocolmo. Está constituida por la isla de Stadsholmen, pero se extiende también sobre Riddarholmen y Helgeandsholmen. Se le llama “la ciudad entre los puentes”.

Fue tomando forma en el siglo XIII y actualmente está formada por calles empedradas y callejuelas de estilo medieval. Los primeros habitantes de la ciudad eran de ascendencia alemana, y la arquitectura de Gamla stan tiene su influencia.

Entramos por Riksgatan, atravesando el Riksdagshuset (Parlamento Sueco), justo a la entrada de Gamla Stan. Para más información sobre la Política en Suecia: http://es.wikipedia.org/wiki/Pol%C3%ADtica_de_Suecia

Ya pisando Gamla Stan, la primera parada fue el Palacio Real (Kungliga Slottet). Es la residencia oficial y el mayor de los palacios de la monarquía sueca. (Aunque realmente los reyes viven en el Palacio de Drottningholm, en la isla de Lövon, en el lago Mälaren).

Los asistentes personales del Rey Carlos Gustavo y de otros miembros de la familia real sueca así como los asistentes administrativos de la Casa del Rey también se encuentran aquí. El Palacio también se usa para propósitos de representación que realiza el rey cuando cumple con sus deberes como jefe de estado.

La fachada sur del palacio da al gran talud del Slottsbacken, una rampa gigante que comienza en la fachada trasera de la catedral; la fachada oriental bordea el Skeppsbron (puente de los barcos), un muelle que se extiende a lo largo de la costa oriental de Gamla Stan; en la fachada norte está el Lejonbacken (talud de los leones), un sistema de rampas que lleva el nombre de los leones esculpidos en piedra que las coronan, y que da la Parlamento; y el ala oeste del palacio bordea el espacio abierto del Högvaktsterrassen, lugar por donde entramos y donde se realiza en cambio de Guardia. Llegamos justo a las 11:30, momento en que se realiza dicho cambio.

Hay que decir que no es nada del otro mundo, sobre todo después de haber visto el cambio de guardia en Buckingham Palace en Londres, pero ya que estas allí, pues lo ves.

No entramos al palacio porque necesitaríamos mucho tiempo, aunque a mi me hubiera encantado. Dicen que para adaptarse a los tiempos, han decorado algunas estancias con muebles de IKEA, y que lo incluyen en la vista, para que veamos que los reyes son gente de a pie, como nosotros…. Serán jodios!!!!!

Bajamos la gran rampa Slottsbacken y nos asomamos al muelle, desde donde una vez más, hay unas vistas preciosas, esta vez, del National Museum, y la isla de Skepps-holmen.

Volvemos para encaminarnos a la Catedral de Estocolmo (Storkyrkan). La fachada trasera da a la rampa de la que hablaba, y justo ahí hay un obelisco en cuyo pie, había una sesión de fotos con una modelo que solo llevaba una falda negra y unos globos negros. Imaginaos nuestros niños!!! Allí se quedaron un rato mientras nosotras inspeccionabamos la zona.

Entramos a la catedral, también llamada Iglesia de San Nicolás. Yo recordaba las imágenes en las noticias de la boda de Victoria de Suecia, justo un par de meses antes. Me pareció muy bonita, y todos coincidimos en que nos gustó bastante. Destaca en su interior la figura de roble macizo y hueso de alce de San Jorge y el dragón. En ella pronuncian sus discursos los laureados con el Nobel cada año.

Para más información: http://es.wikipedia.org/wiki/Catedral_de_Estocolmo

A la salida hicimos algunas compras de postales y algún amago como el de Pili en esta foto!!!jiji Estaba graciosa!!!

Continuamos caminando por el corazón de Estocolmo, bajando hacia el sur por Trängsund (atención a los nombres, lo que nos reíamos pronunciándolos!!) hasta el siguiente punto de interés, Stortorget. Esta plaza es la plaza mayor, lugar pintoresco situado en el centro de Gamla stan. Aquí se ubican numerosos comercios, así como el viejo edificio de la Bolsa de Estocolmo (Börshuset) y la sede de la Academia Sueca. Aquí tuvo lugar el conocido Baño de sangre de Estocolmo, en 1520, donde 80 nobles suecos fueron asesinados por guerreros daneses que intentaban apoderarse de la ciudad. En navidad se colocan mercados y tiene que ser precioso, aunque en esta época no se queda atrás. Me resultó un lugar muy acogedor, perfecto para sentarse a tomar un café viendo el panorama.

En la plaza, en el edificio de la antigua bolsa, se encuentra el Museo Nobel, un museo muy nuevo en el que podemos encontrar efector personales pertenecientes a los galardonados, representaciones de sus creaciones, escuchar discursos de entrega y más actividades interactivas. En la entrada, del techo, de una cinta electrónica, desfilan los retratos de los premiados. Y aquí no se yo, yo me lo hubiera ahorrado, pero lo cierto es que la mitad del museo estaba de reformas y s´lo se podía ver una parte, así que tampoco puedo valorar con objetividad. El fallo fue que cuando entré a preguntar los precios y si había descuento, la chica me lo debió decir, pero yo entendí lo que me dio la gana, y como ya sabéis que lo barato me ciega, pues al decirme que solo costaba 30SEK entrar, pues entramos.

El museo lo vimos rápido, aprovechamos para descansar en un par de salas con gradas para ver vídeos y después, en una sala infantil, pues teníais que habernos visto.

Ya os he hablado de mi hermano. Mi hermano, no es porque sea el único hermano que tengo, pero es el mejor del mundo. Es un niño muy bueno y tiene una gracia natural que te partes de risa con cualquier cosa que dice.

Entramos en la sala infantil, yo la vi y seguí viendo el resto del museo. Pues bien, cuando acabo de verlo, me encuentro a Alfonso y le pregunto: ¿Dónde está el resto?, y me dice: esta en la sala de los niños, que tu hermano les está representando chistes con marionetas!!!

Y yo, que llevo 19 años viviendo con él, pues no me extraño nada!! Había en la sala unas marionetas y un escenario pequeñito para hacer teatrillos con ellas, y cuando entré en la sala, los veo a todos sentados embobados mientras que mi hermano contaba chistes representandolos con las marionetas. La gente que entraba se reía solo de vernos y escuchar nuestras carcajadas. Hay vídeos, pero le tendré que pedir permiso a él para ver si puedo colgar alguno!!

En fin, que el personal salió diciendo que había merecido la pena pagar los 3 euros por ver ese espectáculo, y lo que yo no sé es cómo no nos echaron del museo!!!

Seguimos bajando la cale y ya nos entró el hambre. Hay muchos sitios donde elegir de todos los precios por las calles centrales de Gamla Stan. Nosotros entramos en uno que tenía un poco de todo, y que cada uno decidiera lo que quería. Como éramos 12, pues siempre teníamos que comer en mesas diferentes, así que mientras los últimos esperabamos nuestra mesa, bicheamos algunas tiendas de la zona, y fue entonces cuando Pili, de forma muy elegante y cual princesita, se cayó de boca al suelo ante los ojos incrédulos de Antonio y mía. Fue una caída de lo más tonta y a cámara lenta!! Y menos mal que en ese momento no venía nadie de frente. Tuvimos risas para toda la tarde!!! Lástima no haber tenido la cámara!!!jajajajajaja

Teníamos pensado seguir hasta abajo y después subir, pero a esta altura venía mejor pasar ahora a la pequeña islita Riddarholmen, el “Islote de los caballeros”. Esta islita la veíamos desde el Ayuntamiento, así que ahora le devolvemos las vistas a este edificio.

El principal atractivo de Riddarholmen es Ryddarholmskyrkan, iglesia panteón de los Reyes suecos y que actualmente se usa para funerales y ceremonias especiales. Es uno de los edificios más antiguos de la ciudad y la aguja de la iglesia me pareció preciosa. Cuentan que esta es una nueva porque la anterior se quemó con un rayo.

En el extremo occidental de la isla esta la explanada que ofrece las vistas que he comentado antes, llamada Even Taubes Terras.

Damos un pequeño paseo por la islita, donde casi nos morimos de frío por el aire que hacía, y volvimos a Gamla Stan en busca de un chocolate calentito!!!

Afortunadamente, la ciudad esta llena de Cafés donde calentarte el cuerpo y probar delicias reposteras típicas suecas.

Tras el reconfortante café, fuimos en busca de la calle más estrecha de Estocolmo, Marten Trotzigs Gränd, perpendicular al sur de Västerlanggatan, principal calle comercial de Gamla Stan.

De aquí seguimos bajando hacia Södermalm, una isla enhorme al sur de Gamla Stan. Antigua barriada obrera aislada en las afueras, hoy es el centro neurálgico de artistas, modernos y bohemios. Es como entrar en una ciudad distinta más abierta y liberada. En ella se encuentran la mayoría de los emplazamientos nombrados en la trilogía Millenium. Entre ellos, las viviendas de los protagonistas o la sede de la Revista Millenium.

Lo primero que hicimos fue acercarnos a Katarinahissen, situado en el horrible cruce de Slusse, que comunica Södermalm con el resto de la ciudad. Fue una pequeña odisea cruzarlo, y choca muchísimo ver esa rotonda ahí al pie del casco histórico. Es un ascensor que te sube a una plataforma desde la que, una vez más, obtienes unas vistas preciosas, de Gamla Stan, Skeppholmen y Djurgarden. Eso si, intenta no mirar hacia abajo, porque s eestropea todo con la rotonda!!!jiji

Andamos la pasarela y acabamos en la plaza Mosebacketorg, donde se encuenra el Södra Teatern, corazón artístico de Södermalm. Tiene un jardín con vistas preciosas, y había una pequeña comuna vestidos al estilo medieval y haciendo música con objetos de cocina, una cosa rara la verdad. Estaban inspiradísimos.

Nos dirigimos a Gotgatan, la calle principal del Söder, llena de bares y tiendas acordes con el estilo de la isla.

Dedicamos el resto de la tarde a pasear por el Söder. A poco más de las 18:00 se hacía de noche, así que mientras hacíamos tiempo para cenar nos metimos en el casi único bar de cervezas que vimos por esa zona. Estando en el bar, sentado al lado de nuestra mesa, había un chico solo con su guitarra, estaba esperando a un amigo, así que fue la oportunidad perfecta para que Rosa y yo pusiéramos en práctica nuestro inglés en conversación fluida. Nos encanta charlar con gente del lugar para que nos cuenten cosas. EL chico tenía un grupito con su amigo, e incluso nos tocaron la guitarra y canturreamos un poco, y nos dijo un bar al que solían ir a tomar cervezas después de cenar, por si queríamos pasarnos.

Cenamos pizza en Gotgattan, en otro bar nos tomamos un cocktail y ya de noche, y con un frío insoportable, decidimos ir en busca de aquel bar.

Evidentemente, algunos abandonaron el barco y nos quedamos los más atrevidos y lanzados. EL bar, lo encontramos fácilmente, porque a estas alturas, nuestra orientación era ya de lugareños!!! Era un bar de Rock & Roll y Metal, cosa que a algunos de nosotros nos gusta, pero en vez de tener música, era karaoke. Y aquello fue un espectáculo. El bar tenía hasta una mesa de Black Jack con una croupier de la que mi primo Domingo se enamoro, tan solo con verla barajar las cartas jijiji.

En el pub dan conciertos y bueno, hubo un hombre heavy heavy auténtico que cantando la canción se tiró en plancha al público. Fue un espectáculo. Evidentemente lo echaron del local porque estaba borrachillo, pero por lo demás, había un ambientazo. Rosa y yo estuvimos mirando el libro de canciones para cantar algo, y nos gustaban todas, pero cuando vimos a este hombre nos dio miedo y al final nos fuimos sin cantar.

El pub, se llama Pub Anchor, Sveavägen 90, en la parada de metro Radmansgatan.

Nos encontramos con el amigo del muchacho del bar, lo saludamos, pero seguimos a lo nuestro. Nos fuimos al hostal a eso de las 2:30-3:00, que el día siguiente tenía que cundir y a esa hora, pues ya no había mucho más que hacer por la ciudad.

En general, las visitas de este día nos encantaron. El casco histórico es precioso. Tiene un estilo medieval pero con un colorido que transmite mucha tranquilidad. Las vistas, todas, una maravilla, y el frío, pues controlable a base de parar cada cierto tiempo a tomar algo caliente. Pero yo no quiero pensar lo que tiene que ser allí en invierno, no me lo puedo imaginar.

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: OSLO Y ESTOCOLMO (1 – 5 Octubre 2010). Part 1 « scj260985

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: