LONDON CALLING Día 1: Martes 20 de Septiembre. Llegada y reencuentro

En primer lugar, tendría que empezar con el origen de este viaje, así que os dejo este enlace donde lo conté a los pocos días de haber reservado nuestras vacaciones.
LONDON CALLING

Como habéis podido leer éramos 9 personas. Mi hermano y yo, mi tía Raquel y su novia Lorena, mi prima Miriam, su novio Javi y mi primo Adrián, y por último mi primo Dani y su novia Clara.

Nuestro viaje oficialmente comienza el Martes 20 de Septiembre a las 11:10 de la mañana que salía el avión de Sevilla en dirección Londres Stansted, pero realmente creo que un viaje comienza en el mismo momento en que te aparece en la pantalla del ordenador: su reserva se ha realizado con éxito.
Ya sean meses, semanas o días de antelación, es un periodo de búsqueda, ilusión, nervios, y muchas muchas ganas de que llegue el momento. Yo disfruto casi tanto como en el propio viaje, y en este caso nuestro grupo en What´s upp Nos vamos a London puede dar mucha fe de todo lo que estoy comentando.

En fin, ya en el aeropuerto, facturamos 3 maletas que llevábamos en común. Como nos íbamos a quedar en un apartamento, aprovechamos y llevamos las maletas facturadas con comida para los desayunos, pan y productos sin gluten para nuestras” intolerantes” (Miriam y Raquel son intolerantes al gluten y a la lactosa), y gel y champú para los dos baños del apartamento.

Una vez facturadas las maletas, nos dirigimos a la puerta de embarque y es en el control del aeropuerto de Sevilla donde me encuentro con Fran, un amigo de la facultad que cobrará protagonismo más adelante. ¡Menos mal que estabas allí Fran!

El vuelo lo hicimos con Ryanair, y poco puedo contar que no sepáis ya. Es como una feria. Yo siempre digo que un día de estos desde megafonía comenzaran a decir: ¡El Rey de copas!, ¡La Sota de bastos!, igual que en las tómbolas de la feria. Pero bueno, vuelo puntual, sin incidentes y sobre todo, gracias a sus precios nos permite viajar a los que todavía no andamos con un nivel adquisitivo suficiente como para permitirnos ciertos lujos.

Llegamos a Londres a las 12:55 hora británica, recogemos las maletas y nos dirigimos a la cola del bus de Terravisión. Recordemos que Stansted está el noreste de Londres, como a 1h y 15min del centro de Londres. Este bus tiene dos líneas, una que une Stansted con Victoria Station, y otra que lo une con Liverpool St. Este bus nos costó 15£ ida y vuelta.
Se llenó el bus que había y nos tocó esperar al siguiente, nos quedamos los primeros de la cola y entonces nos ocurrió la primera anécdota-susto del viaje.

Ya he dicho que me encontré en Sevilla a Fran, un amigo de la facultad que viajaba solo a Londres y que hizo todo el trayecto con nosotros, pues estábamos charlando tranquilamente y de repente escucho: Any doctor please??, Any doctor please??. Miro a Fran y digo (con perdón) ¡Ostia Fran!, ¡Nosotros!

Nos pasamos cual saltadores de vallas la cinta que marcaba la cola para el bus y salimos corriendo. Llegamos y estaba el padre con una niña de un añito en brazos, convulsionando. Comprobamos que respiraba y que no tenía ningún cuerpo extraño en la boca. Fran la examina y yo mientras entrevisto a la madre. De repente, una trabajadora del aeropuerto italiana, como los padres de la niña, nos la quita de los brazos, la pone boca abajo y empieza a moverla cual saco de patatas. ¡Nooo!, Qué bruta!! Ya habíamos comprobado que respiraba. Nuestra teoría es que la niña convulsiona por la fiebre, porque la madre nos cuenta que tenía fiebre muy alta y le habían dado ibuprofeno.

Nos metemos para adentro, desvestimos a la niña y le ponemos paños fríos. Controlamos el pulso, intentamos que no se duerma, y vemos que respira bien.
Nos piden por favor que si nos podemos quedar hasta que lleguen los servicios de emergencia, y evidentemente aceptamos.

De repente aparece un coche con las luces de emergencia y empieza a bajarse gente de uniforme con metralletas. (Fran, vienen a por nosotros!!) Debían de ser paramédicos o algo así, nos piden datos y nos interrogan, nos siguen pidiendo que nos quedemos porque ninguno era médico, para seguir controlando.

Finalmente aparecieron los médicos, y se llevaron a la niña en una ambulancia, aunque la niña estaba algo más estable y despierta. A Fran y a mí todavía nos duraba el “cague” porque la niña no se comenzara a poner pitufa, que entonces ya se habría liao!!! A todo esto Fran preocupado por su maleta, pero lo tranquilicé porque mi familia se habría hecho cargo seguro.

Ya por fin nosotros volvimos a la fila y mi familia nos aplaudió y todo jeje. La maleta de Fran, como ya le advertí estaba a salvo y en cuanto nos colocamos en la fila llegó el bus, nos montamos, respiramos, y ¡¡A Londres pequeño!! (Los fan de Friends saben por qué lo digo jiji).
Otra cosa es la bronca que me formó mi hermano porque no había cogido los bocadillos que llevábamos preparados de la maleta para el camino. ¡¡¡Ni que hubiera estado rascándome mientras!!! ¡¡¡Estos niños, son un desastre!!!

El camino del bus es genial, parece un bus turístico. Pasas por al lado de muchos de los monumentos principales. La pena es que para el que va por primera vez, elimina ese factor sorpresa cuando vas a visitar el monumento en cuestión, pero esas caras también se reconocen en el bus!!
Nos bajamos en Victoria y ahí compramos nuestra Travelcard para 7 días. Habíamos hecho cuentas y era la opción más rentable, y encima comprando la Travelcard en una estación de tren tienes acceso a los tickets de 2×1 de la National Rail.

De ahí nos fuimos al apartamento, cuya parada era Lancaster Gate. Eso para mí fue lo peor del viaje, el trayecto hasta el apartamento. El metro de Londres es estupendo, pero es un coñazo para ir con maletas. Para la vuelta descubrimos una parada de bus justo en la puerta del apartamento que te llevaba a Victoria. Tenía que haber bicheado los buses antes!!! Los autobuses también son una maravilla en Londres. Tienen un transporte público envidiable!!
Llegamos por fin al apartamento, donde nos esperaba Dorothy, que en contra de ser una viejita al estilo Sra. Doubtfire como nos esperábamos, era una chica joven súper amable.
Soltamos trastos, un poco de reconstrucción y a la calle!!

Era un poco más tarde de lo que habíamos planeado, así que tuvimos que acortar el recorrido, pero no pasaba nada porque podíamos encajarlo bien.
Nos bajamos en Oxford Circus, porque la idea era seguir el trayecto de Regent St. hasta Picadilly, aunque callejeando un poco para pasar por Carnaby st.

Paseando por la zona pasamos por los Almacenes Liberty unos grandes almacenes cuyo edificio es de estilo Tudor.

Los almacenes son bastante caros, así no perdimos tiempo en entrar.

Después seguimos con la idea de atravesar Carnaby st, una calle donde los comercios están todos enfocado a recrear el ambiente de los años 60.
Paqui me había advertido que encontraría muchas obras en Londres, y cuánta razón tenía. Aquí nos topamos con la primera en la frente, y al final optamos por volver a salir a Regent St, porque la calle entera estaba levantada.

En Regent St nos encontramos con la Juguetería Hamleys, la mayor tienda de juguetes de Londres y dicen que una de las más grandes del mundo. A todos nos salió nuestro espíritu infantil e incluso los niños, que se habían cegado con la tienda Ferrari que había justo en frente, acabaron sucumbiendo en ese paraíso.

 

 

 

 

 

Detalles de la tienda.

Peluches que nos fuimos encontrando

La subida de la escalera era como entrar en Narnia, y la Muñeca Kate Middelton. Ella sola valía 50 £ y con Prince William 100£.

Al salir de la juguetería cruzamos a la tienda Ferrari. ¡Qué abuso de tienda! ¡Cómo se aprovechan los jodíos! Un puerco (con perdón) llaverito costaba 20£.

Salimos de allí pitando no vaya a ser que nos cobraran por mirar, y seguimos andando hasta Picadilly Circus. Allí ya se nos había hecho de noche, y una vez más, algunas obras nos estropean las fotos!! Habrá que volver el año que viene después de las olimpiadas que seguro que esta todo perfecto!!!

 

 

 

 

 

Picadilly Circus y sus obras… Según mi hermano, ahí pondrían muy buenos picadillos… Qué le vamos a hacer...

En Picadilly, justo al lado de la estatua de Eros esta Lillywhites, una tienda de ropa deportiva que me recomendó Paqui  que esta genial. Tiene unos precios muy buenos en ropa deportiva de marcas como Adidas o Nike. Bicheamos un poco y decidimos volver otro día a agenciarnos con algunas cosas.

Seguimos por Coventry hasta Leicester Square. Fichamos la tienda de vídeo y música HMV para entrar otro día y avanzamos hasta la plaza.
Justo al llegar a la plaza, te encuentras con la tienda M&M. La tienda la han abierto hace poco y bueno, todos os imaginaréis cómo es, porque habréis entrado en la de NY. Yo la verdad es que acabé un poco empachada de tanto M&M, pero aun así es muy curiosa.


Típico bus rojo londinense… pero de M&M´s

M&M´s de todos los colores que podáis imaginar.

Falta directa. Me fiaría poco de esa barrera si fuese mi equipo…

Detalles de la tienda. En unos días imitaríamos a los M&M´s.

Ahí ya el hambre nos tenía debilitados. ¡¡Qué pronto nos hicimos con el horario inglés!!jeje.

Teníamos pensado comer en chinatown. Llevaba apuntado un par de sitios que había leído en experiencias en internet y entramos a uno de ellos. Era un buffet y no estaba mal, pero la verdad, tanto las otras veces que he ido a Londres como en esta, no me acaban de gustar los chinos allí.

Fue aquí donde llegó mi gran liada del día…

Situamos la acción en Wardour St., en la primera calle de Chinatown que encuentras desde Leicester Sq. Era un chino tipo buffet, con variedad de cosas pero que en realidad, a ninguno nos encantó. Bueno, a casi ninguno, porque Dani es capaz de comerse (no de cantidad sino de rareza) a un gato “aliñao” con sus bigotitos y todo.

Yo acabé pronto, y me dirijo a traer a la mesa para que la probáramos un trozo de tarta de chocolate que había en los postres. Cuando la pongo en el plato, veo justo al lado de la tarta un biberón de los que se usan en cocina con contenido amarillo. Yo veo: Vainilla sauce. Cojo mi trozo de tarta, le pongo un poco de salsa de vainilla en el plato y digo: uy!, que buena consistencia, y le pongo un poco más por encima de la tarta.

Más orgullosa que nada de mi sorpresa llego a la mesa y digo, mira tenían sirope de vainilla para la tarta y los helados y le he puesto un poquito.

Cojo la cuchara, me la meto en la boca, y… ¡¡¡Qué asscoooo!!!. ¡¡Qué cosa más amarga!! ¡¡La vainilla esta malaa!!

Ni corta ni perezosa, y con mi buenísima intención de no fastidiarle el postre a otros clientes, me levanto sin dejar que nadie me dijera nada y me voy para los chinitos que atendían: “ Excuse me, the vainilla sauce is ahggggg”, “The vainilla sauce is ahgggg”.

El chino me mira con cara rara y yo sigo. “The vainilla sauce isn´t sweet, is not OK, taste it, taste it”. La china que me dice que ella la ha probado y que sí que esta buena.

El chino que parece que se da cuenta, me lleva hacia el mostrador de comidas y yo por el camino me voy dando cuenta de lo que pasa y empiezo a descojonarme yo sola por el camino.

Cuando llegamos al mostrador, el chino me enseña el bote de “vainilla sauce” y veo que pone “Salad sauce”.
Si, si, no sé si era el cansancio o que se me había antojao, pero yo en algún sitio vi Vainilla sauce en lo que en realidad era un bote de VINAGRETA!!!

Desde el mostrador de comida, muerta de risa con el chino, miraba a mi familia sin poder parar de reír. Ellos se dieron cuenta también de lo que pasaba y ya nos estuvimos riendo todo el viaje de mi nueva receta. Decía Javi que El Bulli iba a abrir de nuevo solo para poner en la carta Tarta de chocolate con Vinagreta, y más barbaridades que se les fueron ocurriendo.

Cuando llegué a la mesa no podía ni hablar de la risa, cuidao yo tan decidida a decirle al chino que la salsa de vainilla estaba mala!!

A mí lo que más me indignó, y que me costó la vida contarlo porque me partía de risa, es que cuando yo le estaba echando la vinagreta a la tarta de chocolate, el chino estaba al lado mía y el hijoputi no me dijo ni pio!!!!!!!!!!!!!!!!

En fin, que después de mi gran liada que nos sirvió para cachondearnos todo el viaje, y que me temo que ya ha quedado para siempre en mi lista negra que me tendrán en cuenta para siempre, salimos del chino y decidimos dar un paseíto antes de volver a casa.

Nos fuimos andando hasta Tottenham Court Road, que está enterito de obras. No sé qué estarán haciendo pero es una de las obras más grandes que nos encontramos por la ciudad.

Allí cogimos el metro hasta Lancaster Gate, pero nos dimos una vuelta buscando un supermercado.
Compramos cosas para el desayuno de los no intolerantes al gluten, unas cervezas y para casa. Estuvimos un rato riéndonos porque Javi se puso a doblar un telediario que pusimos en la televisión y nos hizo a todos llorar de la risa. Por supuesto en una de las secciones del telediario dieron la noticia de la Tarta de chocolate con salsa vinagreta.

En fin, después de un rato, nos repartimos por las camas y a dormir, que mañana sería un día largo!!!!

6 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Clara
    Oct 10, 2011 @ 14:09:58

    Me encanta la entrada, cuentas con todo lujo de detalles uno de los mejores viajes de mi vida! Gracias por haberlo hecho realidad =)

    Responder

  2. Trackback: LONDON CALLING: 20 – 24 Septiembre 2011 « scj260985
  3. Eva
    Oct 10, 2011 @ 18:39:23

    Jaja me parto al volver a leer lo de la salsa… es que eres un caso!!!! A ver cuando nos cuelgas el próximo día😉

    Responder

  4. Eva
    Oct 10, 2011 @ 19:55:50

    Miriam ya me había contado el episodio “Vainilla Sauce is Arrgg”, pero lo siento, no he podido evitar revolcarme de la risa al leerlo. Lo mejor es que te imagino con la risa floja delante del chino que para entonces habría pasado de la perplejidad a la conmoción.
    Lo único que lamento es haber estado trabajando y haberme perdido ese viaje.
    Bss

    Responder

  5. saracaljim
    Oct 10, 2011 @ 20:16:16

    Evi tenías que haber venido!!! Ese fue sólo el primer momento de muchos. HAsta el Dani que es más serio no podía ni masticar de la risa!!!
    En el fondo pasé un poco de vergüenza, pero solo por lo que nos reimos mereció la pena la liada!!!

    Responder

  6. Mimi
    Oct 12, 2011 @ 11:00:49

    bueno…con la cosa de que la Evi no ha venido, tendremos que hacer otro viaje en el que venga ella!! jaja
    Muy chuli tu relato del viaje 😉

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: