RINCÓN 6: 8 de Diciembre. Mi casa, Sevilla, España.

Habrá existido una bloguera más petarda que yo??

En estas fechas estan todos los blogs publicando a destajo. Estamos en pleno adviento y es el momento de que los blogs den lo mejor de si para inspirar a la gente en todos los aspectos de estas fechas. Y voy yo, y desaparezco….

Pero bueno, espero compensar este desplante y en éstos días publicaré con más frecuencia, sobre todo recetas, así que id encendiendo los hornos!!!!

Pero hoy, la cosa no va de recetas, sino que esta vez me toca a mi traeros un rincón.

El rincón que hoy quiero compartir no es precisamente como los otros. De hecho, son varios lugares que la tradición ha hecho que quiera enseñaros, no sólo un día muy bonito en mi ciudad, sino también en mi propia casa.

Lo que quiero compartir con vosotros es el día 8 de Diciembre.

Imagino que para todos es un día especial porque es festivo nacional. Forma parte de uno de los más largos y mejores puentes de nuestro calendario, comienzan las navidades para muchos oficialmente y es un día para felicitar a todas las Inmaculadas Concepciones y a mi amiga Elena que cumple años!! jeje.

Pero para mi este día tiene muchas más cosas que las que he dicho anteriormente, de hecho, éste día comienza para mi el día 7, sobre las 21:30 de la noche.

Desde hace muchos años (y esta, como otras muchas tradiciones, me la transmitió mi padre), salimos de casa en dirección al centro histórico de Sevilla. Damos un paseo para ver la iluminación navideña que por cierto, este año me ha gustado especialmente, nos damos una vuelta por la Feria de Belenes que ponen, o bien en la Plaza san Francisco, o como este año, en los aledaños del Archivo de Indias, para buscar la nueva adquisición de mi portal de Belén.

Seguimos el paseo parando en diferentes bares para tomarnos nuestros vinitos y tapitas para entrar en calor. Algún año ha caído un cartuchito de castañas y la imprescindible copita de aguardiente justo antes de dirigirnos a nuestro objetivo.

¿Y todo esto… por qué?

Pues aquí viene lo que realmente os quiero dar a conocer.

La noche del 7 al 8 de Diciembre se celebra en Sevilla, en la Catedral, la vigilia a la Inmaculada, o como aquí llaman los puristas, a la Pura y Limpia Concepción.

A mi, eso de la vigilia, poco me interesa, pero a las 12 en punto de la noche, comienza en la Plaza del Triunfo el particular homenaje que se le da a la Inmaculada en mi ciudad.

La ciudad de Sevilla fue una de las primeras que defendieron el Dogma de la Inmaculada Concepción, mucho antes incluso de que la Iglesia lo proclamara oficialmente. Por esto, en 1918 se inauguró oficialmente, en la Plaza del Triunfo, el monumento a la Inmaculada. Este monumento consiste en una escultura de la Inmaculada de Murillo en la parte alta, y en la base las estatuas de personajes notables en la ciudad que defendieron desde el principio este Dogma: Bartolomé Esteban Murillo, Martínez Montañes, Miguel Cid y Juan de Pineda.

En Sevilla hay otras figuras representativas de este día, que de una forma u otra mostraron su apoyo a la proclamación de este Dogma. Por un lado la Hermandad del Silencio, que lo defendió a capa y espada, mucho antes incluso de su proclamación; los Seises, esos niños que bailan en la Catedral en muy contadas ocasiones. Para ellos, éste día es su día grande, y vestidos de albiceleste (colores de la Inmaculada), bailan durante la Octava. Por último, y es aquí donde quería llegar, está la Tuna. Si, como lo oís, la Tuna.

En 1952, la Tuna de Perito Industrial se agolpó bajo el monumento para celebrar éste día, y desde entonces, ni una noche del 7 al 8 de Diciembre han faltado los cánticos a los pies de la Inmaculada.

Con el paso de los años, esto se ha ido convirtiendo en toda una tradición para las Tunas de las Universidades sevillanas, y cada año, van desfilando haciéndole una ofrenda floral al monumento, y cantándole lo mejor que ofrecen sus gargantas.

En vista de la creciente afluencia de público el Consejo de Tunas se encargó de organizar el acto, y a las mismas Tunas, así quedó establecido que la tuna encargada de abrir la noche sería la Decana, la Tuna de Medicina y las demás irían rotando cada año.

Haciendo un poco de historia, la primera tuna que existió en Sevilla fue la Tuna Universitaria de Sevilla , conocida en la posguerra también como Tuna de Distrito  del S.E.U., a principios de los años 20 del siglo pasado (XX). Dicha tuna, formada por estudiantes de las distintas carreras de la época, no llevaba una beca en el pecho, sino una calavera a la altura del corazón. Los distinguía una especie de brazalete del  color de su carrera.

Con  los años , se produce la separación de las carreras. La Tuna Universitaria de Sevilla desaparece a principios de los  años 40, formando sus antiguos miembros tres tunas : la Tuna de Ciencias que se extingue a finales de los 70, la Tuna de Náutica  que tuvo una vida efímera y la Tuna de Medicina , que es la única que ha perdurado hasta nuestros días y en la actualidad es la Tuna Decana  de la Universidad de Sevilla.

Es a finales de los 40 cuando aparecen dos tunas más: la Tuna de Derecho y la Tuna de Peritos Industriales. Ésta fue como dije antes, la primera tuna en cantar  la noche del 7 de Diciembre al monumento de la Inmaculada .En décadas posteriores aparecen y desaparecen distintas tunas, en 1975 se creó el Consejo de Tunas del Distrito Universitario de Sevilla y a partir de 1980 es cuando comienzó una gran eclosión  de tunas en Sevilla.

Como dato curioso, decir que no sólo cantan Tunas sevillanas esta noche, sino que cada año son invitadas Tunas de otras facultades de Andalucía y del resto de España. Incluso alguna vez ha venido alguna tuna europea, y una vez vino una Tuna femenina!!!

Hoy en día, cada año se nombra a una Tuna organizadora, que va controlando el tiempo y dando paso a las tunas que tienen que ir desfilando.

La gente se agolpa en la Plaza pero lo más bonito para mi es que a las Tunas que van saliendo, y las que aún no han cantado, puedes ir encontrándolas por placitas y diversos rincones, rodeadas de mucha menos gente, cantando canciones, muchas de ellas preciosas, en lo que para mí, es una noche preciosa.

Recomiendo que, si estáis por Sevilla, os deis un paseíto por la Plaza del Triunfo, y por los alrededores, que independientemente que te guste o no la Tuna, hay un ambiente muy bonito!!!

Pasa la tuna en Santiago
Tocando y cantando romances de amor
Luego la noche y sus ecos
Se cuelan de ronda por todo balcón
Y allá en el centro del apóstol santo
Una niña llora ante su patrón
Porque la capa del tuno que adora
No lleva la cinta que ella le bordó…..

Cuando el frío ya se nos mete en el cuerpo y nos va entrando el sueño, nos volvemos a casa, pero las tunas siguen tocando a la Inmaculada, hasta altas horas de la madrugada…

A la mañana siguiente, ya día 8, es para mi uno los momentos favoritos de todo el año.

Bajamos los adornos, mi padre y yo nos peleamos con las luces para desenredarlas, yo pongo mi recopilación de villancicos y música navideña, que va desde “El Cascanueces”, a Frank Sinatra y Bing Crosby, pasando por Wham con su “Last Christmas”, John Lennon con su “War is Over” o más de la tierra, Rocío Jurado y” el Taratan”.

Mientras mi padre coloca las luces, yo voy poniendo el Belén, y una vez iluminado el árbol, empiezo mi ritual. Primero clasifico los adornos por tipo, después pongo primero las bolas más grandes para que queden bien distribuidas, después pongo mis bolas de distintos países para que se vean bien, y por último, pongo el resto de adornos.

Para poner el resto de adornos, siempre voy cogiendo tipo por tipo, para que queden bien distribuidos por el árbol y no queden dos adornos iguales uno al lado de otro.

Una vez que el árbol está lleno, coloco unos lacitos rojos que como dicen los diseñadores de la tele, enlazan todo el conjunto y le dan sentido al diseño!!jejeje

Si, lo sé, quizás me paso, porque de esta manera no dejo que nadie me ayude a poner el árbol y ese no es el auténtico espíritu navideño, pero es un método que he desarrollado con los años y me gusta que quede estupendo!!!

Este año, además, estrenaba árbol!! Era una ilusión que tenía y por fin tengo mi árbol de 2,10m.

Imagino que muchos de vosotros tendréis también vuestras historias del día que ponéis el árbol y los adornos navideños. Espero por supuesto que me las contéis y compartáis conmigo ese momento tan especial.

Y aunque este año ya no puede ser, os invito a que el próximo año vengáis a disfrutar de una copita de anís conmigo, escuchando las tunas y brindando por una MUY FELIZ NAVIDAD!!!!

Un beso. Sara

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. marisadonosti
    Dic 15, 2011 @ 19:50:53

    Ay por Dios….no sabía yo ésto de las tunas el 7 de Diciembre….qué envídia que ha dado…¡¡¡
    Me encanta ese plan familiar que os organizais ese día…(bueno…todos,porque la liáis parda por cualquier motivo…jijij)
    Tómo muy buena nota de que como pueda…el año próximo mi destino será Sevilla en esas fechas….¡¡¡¡
    Qué bonitooooooooooooooooooo…..¡¡¡¡¡

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: